WERE AM Mobile App 2020

LISTEN LIVE

La Grande 102.5 Featured Video
CLOSE
'Que pase Laura' TV Show Presentation

Source: Medios y Media / Getty

Noticias al Día .- Laura Bozzo abrió su corazón en el programa ‘La Curva de la vida’ de La Casa de los Famosos 2, reality show de Telemundo donde ella se encuentra participando.

La conductora contó que en la escuela ella sufrió de bullying, por lo que pasó por momentos difíciles, hasta caer en depresión ya que se burlaban de ella porque era fea. Incluso sus compañeros la metían al water y ella solo pedía a Dios “por favor Dios mío cámbiame la cara”.

Sin embargo, ese sufrimiento la abogada lo convirtió en una fortaleza, pasó de víctima a defensora de los más débiles. “Al llegar a la adolescencia dije ya no más. Hasta acá llegamos no más bullying. Ese fue el cambio de la máscara de donde nace Laura en América” aseguró.

También acotó que “Nunca se me ocurrió hacer televisión. Mi mente era ser abogada y defender a las mujeres que sufrieran lo que yo sufrí. Fui a la universidad y todo bien”.

“Luego me mandaron a Venezuela, tuve el novio que más amé que después murió”, dijo.

Luego de eso perdió a su abuela y comenzó a sufrir anorexia. “Con el psicoanálisis mejoré y conocí al padre de mis dos hijas Alejandra y Victoria”. Prosiguió contando que cuando tuvo a su primera hija, estuvo grave de salud, pues quedó en coma. “Cuando nace mi hija Victoria, me cortaron el intestino y caí en coma». Hasta el punto de que recibió los santos óleos, pero por un milagro logró sobrevivir.

Fue entonces, cuando incursionó en la política peruana y fue elegida como regidora de Lima. Posteriormente le propusieron salir a conducir un programa en el extinto canal RBC y marcó su triunfo.

“Todo el mundo apostaba que mi programa no iba a tener rating e hice un programa en vivo de cambio de sexo, se armó un escándalo y empecé a cambiar al talk show. Entonces, me llaman de América Televisión y ahí nace Laura en América y empecé a hacer mi programa como yo quería”, relató la conductora.

Laura Bozzo sacó fuerza interna, se mostraba en su programa como la defensora de los más sumisos, lo que la convirtió en todo un icono de las mujeres y también de los más desamparados.