Listen Live
WERE AM Mobile App 2020

LISTEN LIVE

Young man holding a grocery bag and leaning on a green eco friendly fridge

Source: Ljupco / Getty

La importancia del almacenamiento adecuado

Almacenar los alimentos correctamente es crucial para preservar su sabor, textura y nutrientes. Muchos alimentos se deterioran más rápido en el refrigerador debido a la humedad y las bajas temperaturas, lo que puede alterar sus propiedades naturales.

 

Conocer cuáles alimentos no deben ser refrigerados puede ayudarte a mantener una despensa organizada y a evitar el desperdicio innecesario.

 

  1. Tomates

Por qué no deben ser refrigerados:

 

Refrigerar los tomates puede alterar su textura, volviéndolos blandos y harinosos. Las bajas temperaturas también inhiben el proceso de maduración, lo que afecta negativamente su sabor, haciéndolos menos dulces y aromáticos.

 

Cómo almacenarlos correctamente:

 

Guarda los tomates a temperatura ambiente, preferiblemente en un lugar fresco y seco. Si ya están muy maduros y necesitas prolongar su vida útil, puedes refrigerarlos, pero déjalos a temperatura ambiente antes de consumirlos para recuperar parte de su sabor.

 

  1. Pan

Por qué no debe ser refrigerado:

 

El pan se endurece más rápido en el refrigerador debido a la retrogradación del almidón. Esto hace que el pan pierda su textura suave y esponjosa, volviéndose seco y duro.

 

Cómo almacenarlo correctamente:

 

Guarda el pan en una bolsa de papel o en una caja de pan a temperatura ambiente. Si necesitas conservarlo por más tiempo, congélalo en lugar de refrigerarlo. Para consumirlo, simplemente descongela las rebanadas que necesites y tuéstalas si lo prefieres caliente.

 

  1. Papas

Por qué no deben ser refrigeradas:

 

Las papas se vuelven dulces y arenosas en el refrigerador debido a que las bajas temperaturas convierten su almidón en azúcar. Además, esto puede afectar negativamente su textura y sabor cuando se cocinan.

 

Cómo almacenarlas correctamente:

 

Guarda las papas en un lugar fresco, oscuro y bien ventilado, como una despensa o un sótano. Evita exponerlas a la luz, ya que esto puede hacer que desarrollen solanina, una sustancia tóxica.

 

  1. Cebollas

Por qué no deben ser refrigeradas:

 

Las cebollas se ablandan y se vuelven mohosas rápidamente en el refrigerador debido a la humedad. Esto afecta su textura y sabor, haciéndolas menos apetecibles para su uso en la cocina.

 

Cómo almacenarlas correctamente:

 

Guarda las cebollas en un lugar fresco, seco y bien ventilado. Puedes almacenarlas en una bolsa de malla o en un canasto para permitir la circulación de aire. Manténlas alejadas de las papas, ya que juntas pueden acelerar el deterioro.

 

  1. Ajo

Por qué no debe ser refrigerado:

 

El ajo se vuelve gomoso y puede brotar cuando se guarda en el refrigerador. Además, la humedad puede hacer que se descomponga más rápidamente.

 

Cómo almacenarlo correctamente:

 

Guarda el ajo en un lugar fresco, seco y bien ventilado, como una despensa. Puedes mantenerlo en una bolsa de papel o en una cesta para permitir una buena circulación de aire.

 

  1. Aguacates

Por qué no deben ser refrigerados:

 

Los aguacates no maduran correctamente en el refrigerador. Las bajas temperaturas pueden ralentizar el proceso de maduración, haciendo que el aguacate quede duro y sin sabor.

 

Cómo almacenarlos correctamente:

 

Guarda los aguacates a temperatura ambiente hasta que estén maduros. Una vez maduros, si no los vas a consumir de inmediato, puedes refrigerarlos para evitar que se pasen.

 

  1. Plátanos

Por qué no deben ser refrigerados:

 

Refrigerar los plátanos puede hacer que su piel se vuelva negra más rápidamente, y las bajas temperaturas pueden detener el proceso de maduración, afectando su textura y sabor.

 

Cómo almacenarlos correctamente:

 

Guarda los plátanos a temperatura ambiente, preferiblemente colgados en un gancho o en un frutero. Si tienes plátanos muy maduros que no puedes consumir de inmediato, puedes congelarlos pelados y cortados en trozos para usarlos en batidos o repostería.

 

Almacenar los alimentos correctamente es esencial para preservar su calidad y frescura. Evitar refrigerar ciertos alimentos como tomates, pan, papas, cebollas, ajo, aguacates y plátanos puede ayudar a mantener su sabor y textura originales, y a reducir el desperdicio de alimentos. Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de alimentos más frescos y sabrosos en tu hogar.

 

Revisa regularmente tus prácticas de almacenamiento de alimentos y ajusta según sea necesario para maximizar la frescura y calidad de tus productos. Compartir esta información con amigos y familiares puede ayudarlos a evitar errores comunes y a mejorar sus hábitos de almacenamiento de alimentos.

 

La Cocina Sana.

Alimentos que guardamos en el refrigerador, pero que no deberíamos!  was originally published on lagrandeindy.com